Cómo visitar la Isla de Tabarca desde Alicante

isla de tabarca en alicante

Si vas a pasar tus vacaciones en Alicante este verano, una visita obligada es la Isla de Tabarca. Es la única isla habitada de toda la Comunidad Valenciana, situada a unos 22 kilómetros de la capital. Durante los meses estivales, podrás coger un barco en el Puerto de Alicante que te llevará directamente a este pequeño paraíso en medio del mar. Allí, disfrutarás de una gastronomía única, unos paisajes de ensueño y unas aguas cristalinas que albergan una variada fauna marítima.

La Isla de Tabarca es un pequeño archipiélago formado, además de por Tabarca, por los islotes La Cantera, La Galera y la Nao. En total, tiene una longitud de 1.800 metros y una achura máxima de 400 metros. Tabarca es famosa por su flora y su fauna, con muchas especies autóctonas y un fondo marino espectacular. Además, ofrece una gastronomía conocida en toda España, con protagonismo de los productos del mar. En sus restaurantes a pie de playa podrás comer el famoso ‘caldero’ de pescado, un manjar de dioses que no puedes perderte.

Tabarca tiene una historia peculiar. Sus costas fueron un refugio de piratas barberiscos, y en el siglo XVIII, el rey Carlos III decidió fortificar la isla y poblarla. Se alojaron allí varias familias de pescadores de Génova que habían estado cautivos en Túnez, en la ciudad de Tabarka. Hoy en día, sus habitantes más antiguos aún conservan los apellidos genoveses tan típicos de la isla.

  • Cómo llegar a Tabarca

Para llegar a la isla, cuentas con conexiones directas en barco a diario. En la época de verano, hay varias salidas cada día desde la Marina Deportiva (Paseo Tomás y Valiente). Podrás llegar allí andando desde tus alojamientos en BeAlicante, ya que se encuentra muy cerca. El trayecto dura aproximadamente una hora, en la que podrás disfrutar de las vistas del Mar Mediterráneo. Hay varias empresas que organizan los viajes, con distintos horarios. En los meses estivales, suelen haber unas tres salidas por la mañana y otras tantas por la tarde.

Ten en cuenta que el viaje a Tabarca suele ser de sólo un día, aunque allí también podrás pasar varias jornadas si lo deseas. Por eso, recomendamos salir pronto por la mañana y cuantas más horas mejor de este precioso pueblo marinero. El ticket del viaje en barco cuesta 19 euros, ida y vuelta, y los niños de 0 a 4 años viajan gratis. También puedes embarcar desde Santa Pola y Benidorm.

  • Qué ver en Tabarca

torre de san jose de tabarcaLa isla de Tabarca en su totalidad fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1964. Sus calles te invitan a pasear por su centro histórico y descubrir los restos de un pasado emocionante. Podrás contemplar los restos de la Muralla, con las tres puertas que abren paso al pueblo: la Puerta de Levante, la Puerta de la Trancada y la Puerta de Tierra. En el centro es de obligada visita la Iglesia de San Pedro y San Pablo, que data de 1770. La Torre de San José, que tiene sus precedentes en el siglo XIV, es otra de las atracciones de la isla. Un dato curioso: esta torre fue utilizada, en el siglo XIX, como prisión del Estado.

También es muy recomendable visitar el Museo Nueva Tabarca, situado en el edificio del Almacén de la Almadraba. Está abierto de miércoles a domingo, de 11 a 14 horas, y de 16 a 18:30 horas.

Pero, además de su patrimonio, en la isla podrás disfrutar de la naturaleza como en ningún otro lugar. Sus playas y calas son perfectas para hacer submarinismo -puedes apuntarte también a los diversos cursos que se realizan en Tabarca- y otros deportes como el snorkel. O simplemente, báñate en sus aguas cristalinas y abraza la tranquilidad de la isla. Tabarca alberga una reserva marina protegida de mucho valor. Un auténtico refugio para la flora y la fauna.

Su aguas esconden asimismo rincones de ensueño. La Cueva del Llop Marí (Cuevo del Lobo Marino), situada bajo las murallas en la vertiente meridional de la isla, se puede visitar con embarcaciones de pequeño tamaño. ¡Pero cuidado! Cuenta la leyenda que en lo profundo de la cueva habita un horrible monstruo marino, que ha perseguido a los habitantes de Tabarca durante siglos.

  • Qué comer en la isla

Y, por supuesto, no puedes dejar de probar la gastronomía de la isla, que se basa en los productos del mar desde que llegaron sus primeros habitantes. El famoso ‘caldero’, un guiso de pescado que te dejará sin habla, es el plato típico de Tabarca. ¡No puedes irte sin haberlo degustado! Además, puedes degustar distintos pescados y elaboraciones con mucho sabor mediterráneo.

Así que si vienes a pasar unos días a la capital de la Costa Blanca y quieres transportate en el tiempo y ver una auténtica isla marinera mediterránea, Tabarca es tu lugar.

Deja un comentario